Exposición fotográfica "Al Paso" de Javier Castro

Exposición fotográfica "Al Paso" de Javier Castro

05 Sep 2017
La Sala Antonio Cañizares 'El Perlo' de la Casa de la Juventud acoge, hasta el 8 de noviembre, la exposición de fotografías de Javier Castro "Al Paso", de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí. La muestra estará abierta al público de martes a viernes de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas, y los fines de semana por las mañanas de 10:00 a 14:30 horas.
 
Sobre Javier Castro:  No es fácil para mí hablar de las fotografías que ha realizado un amigo, y más si ese amigo es Javier Castro que fue el culpable de que yo hiciera una película que se llamaba “Pajarico” y que además viajó conmigo a la India porque esa película inauguró el Festival de cine de New Delhi y nos permitió conocer mejor ese país. Allí, en compañía de Concha Díaz, me enteré de que Javier Castro hablaba inglés perfectamente, que había recorrido una parte del mundo haciendo fotografías y que se movía con soltura en los escenarios más complejos. Es un buen fotógrafo, quiere decir que tiene el ojo entrenado, ojo de fotógrafo y que sabe lo que hace, sus fotografías son honestas y sinceras, lo que no es poco en estos tiempo banalidades e imposturas. Sus fotografías –las que yo conozco– muestra su amor por los lugares y por las personas que habitan este planeta, hay en ellas un respeto, de no molestar, de permanecer en un difícil equilibrio para no caer en el tentación de solo buscar solo lo insólito, el sufrimiento humano, las guerras, los hospitales, lo monstruoso. En las fotografías de Javier Castro los seres humanos son seres humanos. cotidianos, los hemos visto alguna vez, no se hallan en ninguna situación límite y además, cosa que agradezco no hay en sus fotografías alardes esteticistas, pecado en el que caemos todos, aunque por supuesto todos las fotografías están bien hechas, bien encuadradas, bien positivadas. Cuando un fotógrafo corretea por la tierra con su cámara retratando aquello que le atrae por la razón que sea, no deja se ser un testigo único e inapelable de una realidad concreta. Cada fotografía es una imagen para la propia satisfacción y una forma de dejar un testimonio de su paso por la vida. No hay que olvidar que la fotografía tiene una prerrogativa que no posee ninguna de las “artes”: la de conservar fielmente el pasado. Así, algo que ocurrió en un momento determinado de nuestra vida, se nos presenta ahora con toda su vigencia: estábamos allí, en aquel lugar, a una hora concreta del día. En el momento en que accionamos el obturador, un gesto fácil, la imagen que obtenemos pertenece ya al pasado, es algo que ya nunca más se repetirá. Se dice que la fotografía es como un espejo detenido en el tiempo: una doble cara, una doble identidad, estábamos allí y ahora estamos aquí observando dónde estuvimos, cómo se llamaba esa persona, quién eran mis amigos, mis familiares, qué paisajes han desfilado por mi vida. Agradezco que Javier Castro nos muestre con la sinceridad de sus fotografías, que todavía hay fotógrafos que nos hablan de nosotros mismos.   Carlos Saura
 
 

 

Atrás